0

“El arbitraje me reconcilió con la práctica”

  • El abogado y profesor universitario José Rafael Fernández promueve el arbitraje y todos los métodos modernos de resolución de conflictos a través del trabajo de Arbitrat, la firma que fundó para brindar resultados expeditos y exitosos.

Por Cindy Regidor
Revista Firma, noviembre de 2017

Su experiencia y devoción por el arbitraje dieron como fruto el nacimiento de su propio bufete. Arbitrat Abogados abrió sus puertas con el claro objetivo de promover la educación y el uso del arbitraje y demás métodos de resolución de disputas en el país. El abogado, profesor universitario, mediador y árbitro de derecho José Rafael Fernández contó a FIRMA cómo tomó esa decisión. Se había graduado de abogado en 1985 y posteriormente completado un posgrado en Derecho Mercantil Internacional, donde conoció de la existencia del arbitraje. Acto seguido, se dedicó a ejercer como abogado litigante por varios años, hasta que enfrentó a una especie de crisis de la cual salió esa idea que cambiaría su trayectoria profesional. “Llegué a una crisis, a un pleito con el Derecho y lo que me reconcilió con la práctica fue el Arbitraje”, narró.

“Con Arbitrat quiero promover el arbitraje, enseñar que sí funciona. Hay abogados que, no solo no conocen del método, sino que lo adversan abiertamente y al tener acceso a clientes les recomiendan no usar el arbitraje. Por eso deseo promover la educación en arbitraje, en resolución alterna de conflictos, mostrar a empresas y clientes que sí se puede hacer y que sí funciona”, dijo Fernández, y para muestra, compartió dos escenarios en los que se aplicó este método con resultados efectivos. En uno de ellos el conflicto se dio en un condominio con más de 300 filiales en San José, “había un conflicto entre los condóminos y había que resolverlo. No pudieron resolverlo por conciliación. Dentro del reglamento del condominio existe la cláusula arbitral, entonces se planteó un proceso arbitral. El problema se resolvió en menos de un año con un laudo firme y se acabó el problema. Sin cláusula arbitral y sin ese proceso, ese conflicto hubiera continuado por seis, siete, ocho años”, explicó Fernández, a la vez que añadió que el tema de la convivencia era lo primordial, por lo que la premura en la resolución era necesaria.

La plena convicción de la necesidad de educar en arbitraje ha llevado a Fernández a crear la Academia Costarricense de Arbitraje y Mediación. Como profesor universitario y actualmente director de la carrera de Derecho de la Universidad Católica de Costa Rica, Fernández percibe este faltante y busca llenarlo. “En la mayoría de países del mundo el arbitraje nació de abajo hacia arriba; es decir, desde los abogados y colegios de abogados y fue permeando hasta llegar a las cortes. En esos países las cortes se oponían al arbitraje porque los jueces, de alguna manera, veían a los árbitros como una competencia. Se hablaba de los árbitros como ʻlos jueces de fin de semanaʼ, a manera de burla. En Costa Rica pasó al revés, fue la Corte Suprema de Justicia la que echó a andar el programa de arbitraje y concluyó en una ley. Aquí caminó de arriba hacia abajo, pero llegó un momento en que no terminó de llegar hasta abajo. Las facultades de derecho no reaccionaron a tiempo y no enseñan arbitraje, entonces existe una gran parte de abogados que no lo ven como una alternativa”, aseguró y añadió que, precisamente, “la academia es para montar programas de enseñanza desde las escuelas hasta arriba. Los más interesados son los jóvenes, quienes están más conscientes de que litigar por tantos años no funciona”, comentó.

La visión del fundador de Arbitrat Abogados, quien además fungió como presidente del capítulo costarricense de la Cámara de Comercio Internacional -una de las cortes más prestigiosas en materia de arbitraje internacional-, es posicionar a Costa Rica como una potencial sede para arbitrajes internacionales. “Organizamos el Primer Congreso de Arbitraje Internacional en Costa Rica, que sigue realizándose hoy día. Es un evento conocido en todo Iberoamérica y estamos promoviendo a Costa Rica en la región, como un lugar adecuado para sede de arbitrajes por su ubicación geográfica, al tener abogados bien preparados que saben de arbitraje y, sobre todo, porque hay países que pueden tener muchas facilidades, pero tienen cortes que no son tan prestigiosas como la de Costa Rica. Además, ya hay reglamentos de arbitraje internacional, la Cámara de Comercio de Costa Rica tiene un reglamento que le permite administrar un arbitraje internacional aquí”, señaló.

Fiel a su compromiso con la promoción de todos los mecanismos alternos de resolución de conflicto, Arbitrat Abogados también se especializa en la conciliación, como una alternativa por la que “hay un trabajo importante que hacer” para difundir su uso en el país. En casos de Derecho de Familia, por ejemplo, Luis Moya, también abogado de Arbitrat Abogados, detalló sobre las diferencias en los resultados según la forma en que se aplica. “Los jueces se ciñen de una forma terrible para que se concilie, entonces más bien hay cierta resistencia o se dan conciliaciones que realmente no guardan la libertad de las personas que están participando, sino que es imposición del juez. Me ha tocado aconsejar que, si el cliente no está contento, que no firme”. Mientras, por otro lado, existen conciliaciones que son exitosas y son, generalmente, las que están fuera de la corte, ello gracias al conocimiento de las técnicas y habilidades no solo jurídicas sino también humanas del abogado conciliador. “Si se logra sentar a las partes para realizar una conciliación desde el principio, las cosas son mucho más fáciles después. El acercamiento inicial por la vía de la conciliación hace que las cosas vayan mejor”, expresó Moya. Es así como Arbitrat Abogados confirma la importancia de su propósito de la educación del gremio para que haya más anuencia a la conciliación, el arbitraje y todas las formas modernas y efectivas de resolver disputas.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *