0

Resolución alterna de conflictos como forma de vida

Por: Lic. José Rafael Fernández.

(Artículo publicado en Delfino.cr el 2 de mayo de 2018)

En Costa Rica debiera existir una educación transversal para la resolución pacífica de conflictos desde preescolar. Lamentablemente nuestra cultura es ajena a la comunicación asertiva, a decir las cosas de frente, reclamando sin ofender aquello a lo que tengo derecho y haciendo ver a los demás mi punto de vista, honesta y francamente, atendiendo, a la vez, lo que el otro tiene que decir.

El tico no reclama de frente, simula estar de acuerdo y después “chotea”, “baja el piso”, y se burla de aquello sobre lo que no está de acuerdo. Se nos enseña que decir lo que queremos, o reclamar frontalmente, es de mala educación. Así los conflictos crecen, y como una herida, se infectan, al punto que cuando se llega al reclamo, es ya de mala manera, a golpes, a tiros, o a través de una demanda judicial.

Es por ello que se hace necesario que la educación abarque el conocimiento de la conciliación y el arbitraje; que sea parte del currículo de escuelas, colegios y universidades.

La educación en Resolución Alterna de Conflictos (RAC) podría lograr que se resuelvan muchos problemas que se dan hoy en el mismo seno familiar. Debe ser la familia el primer lugar donde se hable de frente, se digan las verdades sin “choteo” y se llegue a acuerdos mediante la conversación, la tolerancia, el respeto y solo así se logre negociar.

Así como se debe enseñar la resolución de conflictos de forma pacífica en los hogares, también se espera que se enseñe en los centros educativos. Cuántos divorcios se evitaría la sociedad si las parejas implementaran estrategias y técnicas de RAC. Cuánta deserción escolar y colegial se evitaría el Ministerio de Educación Pública (MEP) si los problemas en las aulas y en los centros educativos se buscaran resolver con técnicas y estrategias de RAC aprendidas desde preescolar.

La idea de formar a profesores con técnicas de mediación, como se hizo en 2007, cuando se realizó un convenio de cooperación entre la Escuela Judicial y el MEP permitió graduar en ese momento a 42 educadores de escuelas y colegios del país.

Educación para la paz
Los métodos de RAC fueron los primeros que existieron en la historia de la humanidad, pero luego con el advenimiento del estado moderno, este monopolizó el ejercicio de la justicia, y así, ordinariamente, sólo los tribunales y los jueces de la república pueden solucionar los conflictos, mediante sentencias.

El ciudadano común, carece de herramientas para solucionar sus conflictos; la única solución que siempre le viene a la cabeza es litigar en los tribunales. Pero cuando todos los ciudadanos tienen que acudir a los tribunales estos se saturan. Dado que un juicio puede durar diez o más años en resolverse, la justicia pierde valo, y el ciudadano pierde la confianza en el Poder Judicial, aparte de perder su tiempo y la esperanza.

La educación en el uso de los medios RAC es tarea que debería iniciar en la casa, el preescolar, la escuela, el colegio, y reafirmarse en la universidad, de manera que se busque, se aplique y se acepten las soluciones logradas a través de la mediación y el arbitraje.

La educación en RAC en todos estos niveles sería verdaderamente una educación para la paz, esa paz de la cual Costa Rica hace alarde a nivel mundial.

0

El arbitraje aliviana el peso a los juzgados

Por: José Rafael Fernández.
(Artículo publicado en La Nación el 8 de abril del 2018)

 

El arbitraje fue la forma natural de resolver conflictos desde la antigüedad, cuando los miembros de la tribu buscaban al viejo sabio para que zanjara sus disputas.

En la Edad Media, el arbitraje fue “el” método de solución de controversias mercantiles entre los miembros de los gremios o guilds, quienes, como comerciantes, tenían su interés en la actividad económica, no en litigios largos y costosos. Por eso, acudían a uno de los miembros más prestigiosos del gremio para que él resolviera los conflictos de inmediato y con profundo conocimiento de la materia.

Después de la Revolución francesa, y con el advenimiento del Estado moderno —y sus fronteras— el Estado monopolizó el ejercicio de la justicia y el arbitraje pasó a ser visto como un método sospechoso.

El comercio internacional, no obstante, obligó a superar las concepciones territoriales de los juzgados nacionales y el arbitraje resurgió como el método de solución de controversias, predilecto de los comerciantes.

Mal visto. Con todo, todavía a mediados del siglo pasado, el arbitraje no era bien visto por muchos poderes judiciales, que seguían blandiendo el argumento de su monopolio. Por eso, cuando empezó el desarrollo — hoy vertiginoso— del arbitraje, en muchos países fueron los jueces algunos de los más grandes detractores.

En Costa Rica, pasó al revés. Podemos decir con orgullo que aquí el arbitraje nació y se ha desarrollado gracias al impulso y respaldo de la Corte Suprema de Justicia, que supo ver en este mecanismo una forma de ejercer justicia, rápida y especializada, que beneficia al ciudadano. Además, no hay que olvidarlo: el arbitraje es un derecho contemplado en nuestra Constitución.

Es así como los arbitrajes sirven al usuario, no solamente por el cumplimiento del mandato de justicia pronta y cumplida, sino también porque al resolverse el caso fuera de los juzgados ordinarios, desahoga la carga del Poder Judicial, con lo que el país en general se beneficia.

0

RAC como prevención de procesos legales desgastantes

*Artículo de opinión publicado en Diario Extra.

En Costa Rica, en 1998, se promulgó la Ley Sobre Resolución Alterna de Conflictos y Promoción de la Paz Social (Ley #7727) y se inició así la formación y concientización a la ciudadanía sobre las ventajas de la solución pacífica, dialogada y colaborativa del conflicto.

Tan solo dos años más tarde, en el 2000, el Gobierno creó el programa de Casas de Justicia, con la finalidad de descongestionar los procesos judiciales y a la vez brindarle a la población la posibilidad de resolver los conflictos vecinales de una forma pacífica, a través del diálogo y con un enfoque basado en los intereses de las partes que llevan a cabo un proceso de mediación, en donde con ayuda de mediador imparcial logran plantear soluciones a sus conflictos mejorando de esta forma la convivencia.

Organizaciones y colegios de profesionales también han aprovechado la Ley #7727 y han cumplido su deber de resolver pacíficamente los problemas que se han presentado a sus miembros, participantes, colegiados, afiliados, etc. Tal es el caso de Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de Costa Rica que ofrece los servicios del Centro de Resoluciones de Conflictos a sus agremiados para dirimir las diferencias que surjan del ejercicio de las disciplinas de las Ingenierías y de la Arquitectura.

Otro buen ejemplo, es el Centro de Conciliación y Arbitraje (CCA) de la Cámara de Comercio de Costa Rica, el primer centro que autorizó el Ministerio de Justicia, y que cuenta con el mayor número de arbitrajes y conciliaciones realizados a nivel nacional.

Funcionan, igualmente de forma eficaz: el Centro de Arbitraje y Mediación del Colegio de Abogados (CAM), que además, es sede del Centro Iberoamericano de Arbitraje (CIAR) y, el Centro Internacional de Conciliación y Arbitraje (CICA) de la Cámara Norteamericano Costarricense de Comercio (AmCham) y el Centro del Colegio de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).

Luego de 20 años de experiencia, y con el apoyo decidido de la Corte Suprema de Justicia, Costa Rica se ha colocado como un centro respetado de arbitraje en Iberoamérica.

¿Por qué entonces no sacar provecho de tanta y tan buena experiencia? Siempre hay muchísimas quejas de la lentitud de los procesos judiciales, pero pocas veces se oye hablar de las ventajas del arbitraje y la conciliación.

Cada vez que se firme un contrato mercantil, un reglamento de condominio, se constituya una sociedad, etc., hay que incluir mecanismos de RAC para los posibles desacuerdos que puedan generarse en el futuro del contrato la empresa o el condominio.

¿Quiere usted que si hay un desacuerdo, su empresa tenga que litigar diez o más años, para resolver un problema que puede resolverse en menos de un año?

¿Si vive usted en un condominio, y hay vecinos que irrespetan las normas de convivencia, le gustaría tener que soportar las molestias, todos los días por los próximos diez años, cuando la situación se puede solucionar en menos de un año?

1 2 3 4 8